Mejorar la Educación Permanente

Haciendo un recordatorio de todo lo vivido, en nuestra labor docente como maestras/os de Educación Permanente, de toda la vida "de Adultos", han venido al pensamiento todos los planes y proyecto que hemos llevado a cabo a lo largo de todos estos años, con el fin de dar respuesta a todas las demandas que han ido surgiendo, curso tras curso desde Informática básica, para salvar la brecha digital, hasta Acceso a Ciclo Formativo Superior, pasando por Secundaria para la obtención de la titulación básica, exigida para cualquier trabajo.

 

Investigando por la Red qué se escribe sobre la Educación Permanente, hemos encontrado una proclama de ella; aquí os la ponemos para que la leáis.

 

 

Proclama de la Educación Permanente. Por Abel Pérez Rojas

 

I

· La Educación Permanente es un acto de amor, se dirige a la persona misma, a quienes le rodean y al universo; sus efectos se manifiestan en todas las direcciones y trascienden en el tiempo.

 

II

· Quien comparte bajo los principios de la educación permanente jamás se queda con menos, siempre es más, porque el acto de dar siempre implica el de recibir; dar y recibir son la misma acción.

 

III

· La educación permanente se comprende a la luz de la filosofía y en particular de la filosofía de la educación, es una visión holística y sistémica que tiene su origen en la esencia de la educación: el cambio, por ello permea, inspira e influye a la educación en todas sus modalidades: formal, informal y no formal; ninguna de éstas en sí misma cubre los fines y campo de acción de la educación permanente.

 

IV

· El principio de educabilidad del hombre, desde la visión de la educación permanente, no se circunscribe del nacimiento a la muerte, pues el hombre aprende desde el vientre materno, se educa gracias a la cultura desarrollada por las generaciones que le antecedieron; y posterior a su muerte, con el ejemplo y sus obras, continúa propiciando que los demás se eduquen.

 

V

· La búsqueda y desarrollo de entornos sustentados en la libertad y dignidad de las personas, son fines de la educación permanente y condición previa a la soberanía de los seres humanos y de sus pueblos.

 

VI

· El proceso de descubrir y reconocer la propia ignorancia, pieza clave del arte de educarse permanentemente, implica evidenciarse consigo mismo, salir del estado de comodidad; situación embarazosa que opaca temporalmente el júbilo que sólo el acto de evolucionar puede otorgar.

 

VII

· Desarrollar la fortaleza para poder decir: No lo sé, es pilar esencial en la senda de la educación permanente.

 

VIII

· La vida se sustenta en la posibilidad de aprender en cada momento, en toda circunstancia, porque aprender es vivir y vivir es aprender. Educarse y propiciar que los demás se eduquen es el lenguaje de la vida.

 

IX

· El que ama cuando muere, es sólo para evolucionar.

 

Esta web está diseñada para desarrollar los Planes "Formales y No formales" que se incluyen en la Educación Permanente; llevando a cabo su desarrollo por "tareas"


 

Muchas de las técnicas de aprendizaje que ahora nos parecen recién descubiertas, cómo el aprendizaje por tareas, ya las practicaron los antiguos maestros: los chinos y los hebreos inventaron el método del caso que consistía en comenzar con la descripción de una situación; los profetas eran muy partidarios de explicar mediante parábolas, una manera alegórica de describir minuciosamente una situación “problemática” con el fin de buscar una solución; los diálogos socráticos fueron inventados en Grecia y consistían en  enlazar una serie de preguntas con vistas a encontrar alguna respuesta. En términos generales, estas metodologías eran todas ellas muy activas, estaban ligadas a la vida cotidiana y estaban orientadas a participar en la construcción de un determinado saber más que a la recepción pasiva de la enseñanza.

 

¿Dónde estamos?